Escapada con sabor

En la ruta de Tuineje, en busca del mejor queso majorero

Decir adiós a Fuerteventura sin haber probado su exquisito queso es no haber saboreado con intensidad la isla, pues si allí hay un producto emblemático es ése. Su ligazón con la cultura, la historia y el modo de vida de sus gentes hace que su paladeo se convierta en todo un ritual gastronómico. Como aperitivo antes del almuerzo, a media tarde, aderezado con mojo, o de postre con miel de palma. En todas sus formas y texturas, el queso majorero es una tierna tradición ante la que hay que rendirse.

queso_fuerteventura

De sabor acreditado y extendido, el queso majorero está hecho con la mejor leche de cabra, emblema del paisaje de esta isla en calma, de montañas desnudas, donde es normal verlas paciendo sobre la aridez. Uno de esos lugares donde degustarlo y desentrañar los secretos de su elaboración artesanal es Tuineje, cerca de Gran Tarajal. A media tarde o a media mañana, las queserías de este municipio -de arraigada tradición ganadera- abren sus puertas a los peregrinos del buen comer y muestran su proceso de preparación. En la fábrica de Lezque se hacen ventas personalizadas y pueden adquirirse quesos de hasta siete kilos de peso. En Tiscamanita, quesos galardonados que se pueden llevar a casa como el souvenir más preciado. Una suculenta oportunidad para degustar la excelencia quesera de la isla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *